lunes, 24 de noviembre de 2014

EICH


Con tanta buena noticia y tantas distracciones se me olvidó hacer mención al EICH que el Duende sufrió en el hospital

TE AVISO DE QUE ESTE POST VA A SER UN PEQUEÑO MONOGRÁFICO SOBRE EL EICH así que si no tienes ganas de que te suelte el rollo cierra la página y nos vemos en unos días. 

Y dicho esto.....porque el que avisa no es traidor.....

Para los que nada más ver el nombre del título hayan dicho en voz alta o pensado: EICH, Eins??? y no tengan ni idea de qué es a continuación unas cuestiones con sus respuestas. 

¿Qué es el EICH? 
Es la Enfermedad de Injerto Contra Huesped que basicamente se relaciona con que el cuerpo que ha recibido un trasplante de médula se defiende de ese intruso que intenta instalarse y que ataca a las células que quedan.

Grados del EICH
Van desde leves, a crónicos, agudos e incluso, en el peor de los casos, mortales. 

Manifestación  
El EICH ataca de diversas formas. Puede afectar a los tejidos como la piel, las mucosas, algunos órganos, también a las vías respiratorias, los pulmones, el aparato digestivo...
  
Con esta información es lógico no tomarse el EICH a broma pero, para dejarte tranqui si en nuestro caso hubiera sido grave ya te habrías enterado hace tiempo.

A Daniel el EICH le atacó en la piel produciéndole irritaciones y rojeces en los pliegues de los brazos, las asxilas, el cuello y también en el torax. Un EICH sin mucha importancia que unido a los efectos secundarios de la quimioterapia le ha dejado al peque unas marcas similares a las de las quemaduras en estas partes ya mencionadas.
Personalmente esta especie de quemaduras no me preocupan en absoluto, ahora después de sus baños le masajeamos con rosa mosqueta para ayudar a que la piel se regenere y vuelva a recuperar su tono saludable.  


Quiero dejar claro que el EICH no me quita el sueño, por ahora, pero sí que las cosas a veces no son tan fáciles como pueden parecer desde un principio. El proceso del trasplante de médula es largo y, a veces, tortuoso. En su camino se le unen visitantes buenos pero también malos. El EICH es uno de ellos y puede reaparecer o aparecer, si no lo ha hecho ya, mucho tiempo después de haberse hecho el trasplante y cuando uno se cree sano y salvo zascataplan. ¿¿QUIÉN DIJO MIEDO??

Si aparece a lo bestia existen muchas técnicas para contenerlo e intentar que no llegue a ese grado tan temido en el que ya nada hay se puede hacer....NI LO PIENSO MENCIONAR.

Al paciente se le puede medicar con esteroides, inmunopresores, corticoides, más quimio y con la FOTOAFÉRESIS, la pongo en grande porque es una técnica que a mi me ha llamado mucho la atención. Por desgracia conozco varios niños a los que han tenido que hacérsela pero POR SUERTE también sé que gracias a ella esos niños están progresando y caminando por fin hacia adelante.

La Fotoaféresis se realiza con una máquina que podría parecer de la NASA y que para comodidad del que tiene que usarla pueden trasladarla directamente a su habitación (vamos, que es móvil porque tiene ruedas). Con esta máquina se separan los leucocitos de la sangre del paciente, se los llevan a otro sitio y los someten a una radiación (a lo Spiderman) que los hace súper fuertes y súper poderosos para que, finalmente, se los vuelvan a reinfundir con tal de que luchen como nunca lo han hecho y le den al EICH una buena tunda que le quite las ganas de hacer fechorías y desaparezca de una vez por todas.

Si has sido donante de médula o te has informado para serlo seguramente la fotoaféresis te sonará un poco porque la AFÉRESIS es la técnica, no invasiva, de extraer tus maravillosas células madre que serán la esperanza de vida de personas como mi Duende y sus compis de batalla. ¡¡DONA MÉDULA!!

Espero que conocer al Malvado EICH no se te haya hecho pesado.

Mañana, nos vuelve a tocar revisión.....brrrrr....escalofrío.

FELIZ DÍA!!

*Ciertamente, como ha explicado Irene y Umpa Lumpa, un poquitín de EICH es una buena señal. Te aconsejo que leas su comentario porque ella lo ha explicado fenomenal. 
¡¡GRACIAS GUAPA!!

12 comentarios :

  1. Cruzaremos los dedos e iremos a buscar personalmente a las estrellas fugaces que hagan falta para pedir los deseos necesarios y que asi nos den un poquito de fuerza para que ni se arrime ese bicho feo (ni ningun otro, claro esta)!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que no va a hacer falta pero está bien tenerlas a mano por si acaso.
      jajajaja.
      BESOS

      Eliminar
  2. Un pequeñísima apreciación: el EICH, que es característico de los trasplantes de médula y no de otros, lo que sucede es justo "al contrario" de lo que sucede en otros trasplantes... Son las células del donante (las intrusas) atacan a a las del donante.
    Cuando es grave... es malo. No sé mucho de onco-hemato en pediatría... pero en adultos, (y posiblemente en niños sea parecido) por si te sirve de consuelo... un poquito de EICH casi que es mejor a que no haya EICH. Porque las células del donante, que están fuertes... se zampan a tortazos a las del receptor (Daniel... en este caso) y si no lo hacen de manera muy agresiva, lo que hacen es potenciar el efeccto de la quimioterapia... es decir, las que no se ha cargado la quimio antes, se las terminan de cargar estas. Así que... mientras el EICH sea flojito... mejor un poquito a nada... =)

    Y que se quede sólo en eso!!!

    Así que... dentro de la que cabe... felicidades por haber tenido un poquito de EICH. Es una buena noticia si no va a más! Y confío en que así será... DANIEL es más fuerte incluso que Spiderman!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias guapísima!! Mola mil tenerte por aquí.
      Tienes toda la razón en cuanto a que un poquito de EICH siempre es bueno, eso es lo que nos explicaron los doctores.

      Y sí, que se quede sólo en eso.
      BESOTES

      Eliminar
    2. ¡¡¡NADA, MUJER!!! De pronto bajo y me veo con el comentario añadido en la entrada... jaja =) Gracias a vosotros por contar vuestra historia

      Eliminar
  3. Pues felicidades por ese poquito eich. Y un beso enorme al peque.
    saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena apreciacion d irene ; sin cosas curiosas q las las personas q no stamos n cntacto cn nadie trasplantado no sabemos; como dice el refrán No t acostaras sin saber una cosa mas....m ha gustado sta publicación la encuentro muy interesante
    Cuidaros...bsos

    ResponderEliminar
  5. Ay, con el EICH!! Bueno, mientras sea solo eso, adelante. Y estoy de acuerdo con Lola. Este post me ha hecho entender un poquito más cómo funciona un transplante de médula. Y sí, lo de la fotoaféresis me estaba sonando a lo que me explicaron en su día cuando decidí hacerme donante. Me alegro de que Daniel vaya progresando tanto y tan bien. A ver mañana cómo se porta. Besitos!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues oye, que se quede sólo en eso que por loq ue leo, un poquito de EICH no viene mal del todo. Vaya, que es buena señal. Así que seguro que mañana la revisión sale estupendamente!!! Aquí estaremos espereando vuestras noticias frescas!
    Besos!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Estoy familiarizada con el eich. Conozco a personas que lo padecen :( Lo que no sabía es que es bueno tenerlo (así un poquito) a no tenerlo así que me alegro y todo (si no va a más, de lo contrario me enfureceré). Ojalá sea señal de que todo está marchando bien y que las celulas del donante le están dando caña a las del duende. Bueno, que ojalá ni que ojalá, estoy segura de que es así.
    Un besote enorme a los tres!!!!

    ResponderEliminar
  8. De rollo nada, y te iba decir que preferiría que no nos lo hubieses presentado, pero después de la explicación de mi tocaya puedo decirte que estoy encantada de haberle conocido, pero sólo de visita breve ¿eh?

    ResponderEliminar

Gracias por tus blablablas