domingo, 30 de marzo de 2014

12ª REVISIÓN

Ya está aquí, ya llegó la doceava revisión!!!
Le pongo énfasis porque pega, no por otra cosa.

No esperes fuegos artificiales, ni confetis de colores....esta revisión ha sido tan poco relevante como las últimas. Encogimiento de hombros y un pufff soltando mucho aire....me desinflo como un globo y me voy volando con el viento que ha vuelto trayendo un frío siberiano...bbrrrrrr (heladita estoy aquí debajo de la manta de la felicidad)

Que leeento es esto. Estoy agotada de andar a cámara lenta pero es lo que hay, no hay más remedio que aguantarse.

Y mientras yo camino mmuuuuyyy dessspaaaciiioooo el Duende lo hace muy muy muy deprisa, según él gracias al Ratoncito Pérez que le ha dado SÚPER PODERES!!

¡¡Mira mamá qué alto salto!! 
¡¡Mira mamá qué rápido corro!!
¡¡Mira mamá cómo trepo por el frigorífico para coger la gelatina sin que me veas!! (en este caso lo cacé de pleno con mi móvil)

El Ratoncito Pérez es casi casi tan guay como Dora (qué es la más guay del mundo mundial porque le dio su médula a mi Duende). Es tan guay que como nosotros también lo somos la alcaldesa de Cartagena nos llamó pidiéndonos un mega-favor que consistía, ¡nada más y nada menos! Que en permitir que los obreros magicosos nos instalaran una mini puerta que lleva directamente al castillo de Dientes donde vive el  Ratoncito Pérez. Si, si....así como te lo cuento.

(y ahora te hablo muy bajito, en un susurrito porque te voy a contar un secreto)
El Ratoncito ya está viejuno y esas caminatas tan tan largas que se daba cada noche ya no las hacía como antes, le costaba un montón. Científicos de todo el mundo mágico estudiaron la forma de ayudarle para facilitarle la ardua tarea de coger los dientes recién caídos de los niños de España y algunos países suramericanos hasta que por fin, ¡¡Eureka!! Dieron con la solución al problema. Y claro, como ya te puedes imaginar, esta solución son las Puertas al castillo colocadas estratégicamente en las casas más chachis pirulis de las ciudades. ¡¡Hurra hurra!!

Por si no lo sabías te cuento también que en el resto del mundo la que se encarga de la recolección de los dientes que dan leche es el Hada de los Dientes que tiene una multinacional con montón de ayudantes. Así que divagango un poquito en este tema se podría decir que el Ratoncito Pérez es un artesano de esos que hay que cuidar muy mucho porque te ofrece un servicio totalmente personalizado de tú a tú, con razón el pobrecito está tan cansado.

Menos mal que los científicos mágicos inventaron las puertas estas.

Tengo que confesar que al principio la puerta me daba mala espina, ¿y si se colaba por ella un trasgo, un trol diminuto de esos que tienen el pelo a lo afro y un diamante en el ombligo o cualquier otra cosa nada simpática? Pero no, por ahora no ha pasado nada de eso y encima, la suerte de tener una de las puertas es que, a veces, para compensarnos el Ratoncito Pérez nos deja regalitos, jijiji...más majo.

También, de vez en cuando, vemos la cola del ratoncito justo cuando vuelve a entrar porque es tan rápido que no nos da tiempo a más aunque, dicho sea de paso, el Duende asegura que más de una vez lo ha saludado e incluso le ha invitado a tomar un osito de gominola, tal vez por eso el ratoncito le deja siempre más regalos a él que a nadie.

Y COLORÍN ACALORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO
Lo de acalorado es gracias a la mantita, jijiji.

14 comentarios :

  1. Ayh Carola de verdad que despacio van las cosas de palacio!!! Pero bueno mientras vayan hacia adelante no es todo lo malo hay que ser positivos que sino el Ratoncito se cabrea y ya no sale mas jejejeje
    Un besazo enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón Conchi...mientras las cositas vayan hacia adelante no hay problema y el ratoncito será feliz

      Eliminar
  2. Me encanta como escribes!!!!....y cuanta felicidad le das a tu Duende...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es importante importantísimo que el ánimo no decaiga. Si nosotros somos felices (o lo intentamos aparentar) el Duende también lo será

      Eliminar
  3. voy flotando en una nubecita después de leerte, cuando baje voy a ponerme una puerta para que Pérez me visite a mi también! (aunque espero que no se lleve mis dientes, que de momento los necesito xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo chachi que tú también eres no me puedo creer que tu alcalde o alcaldesa no te haya llamado también.
      Por lo de tus dientes no te preocupes que, aunque ya está mayor, el ratoncito sabe distinguir entre unos y otros, jajaja

      Eliminar
  4. A mi me encantaba que viniera el raton Perez! que ilusión cuando perdías un diente y al otro día bajo la almohada encontrabas algo de dinero jaja..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es esa ilusión lo que hace que al echar la vista atrás a nuestros recuerdos no podamos menos que sonreír. Que buenos momentos vividos...que de sorpresas y alegrías.

      Eliminar
  5. Te van a hacer embajadora del mundo mágico. Me lo dijo un Ave Fénix mensajero el otro día!!! Qué suerrrte, porque así conoceréis a un montón de seres interesantes y algún enchufillo seguro que tenéis!! Ya me contarás, eh! Un beso al Duende, a los súper papis y a Meiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja....qué más quisiera yo!! Pero con estas cosas nunca se sabe, a lo mejor algún día de estos me llega una misiva mágica.

      Eliminar
  6. Pasito a paso, despacito pero con buena letra, como siempre me ha dicho a mí mi madre.
    Me parece que voy a tener que buscar una puertecita chula para Pérez, que yo también quiero que deje regalos en mi casa. ¡Qué suerte la del Duende por haber compartido chuches con él!
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Duende es un afortunado en muchos sentidos...lo mágico siempre acaba juntándose con lo mágico para crear más magia todavía.

      Corre corre a por tu puertecita, ya verás que de alegrías te llegan a través de ella.

      Eliminar

Gracias por tus blablablas