viernes, 22 de noviembre de 2013

¿Por qué soy así?

Antes de empezar a contar como va a ser la que supongo, una de las peores experiencias de mi vida, creo que lo más aconsejable es que aclare por qué soy como soy.

¿Por qué en vez de dejar que me consuelen soy yo la que consuela a los demás por la mala situación que tenemos?
¿Por qué no lloro o lloro menos de lo que se espera?
¿Por qué siempre me estoy riendo y hago bromas sobre lo que estamos viviendo?
¿Por qué trato de ver lo positivo y repito una y otra vez que podía haber sido peor?

El por qué es muy simple.
Tengo un secreto.

Un secreto que voy a desvelar ahora mismo.

El día que nos dijeron que la enfermedad del Duende era muy muy grave y eso de tomárselo a bromas no estaba bien yo me ahogué a llorar....si, me ahogué.
Lloré y lloré solita en un rincón hasta que mis lágrimas llenaron la habitación (seguramente el cuarto de baño porque siempre que quiero llorar voy allí)

Llenaron tanto tantísimo el cuarto que sólo me quedó un poquitín de espacio para respirar....muy pequeño.
Era tan tan pequeño que fue entonces cuando tuve que tomar una de las decisiones más importantes; Salir de esa habitación o ahogarme del todo.

Ya ves que elegí lo segundo.

Al ir a cambiarme de ropa me quedé observando las prendas de mi armario y me fijé en una muy peculiar. No parecía una camisa, ni una falda, ni un pantalón....pero la forma en realidad poco importaba porque lo que más llamaba la atención eran sus colores brillantes. La toqué con los dedos todavía entumecidos del frio y la sentí calentita y confortable...algo parecido a cuando acaricias la piel de un cachorrito.

Tiré de la tela y fue saliendo, saliendo y saliendo.
Todavía estaba desnuda así que me tapé con eso que parecía una manta

¿Conoces la famosa capa mágica de Harry Potter?
Pues esto que encontré en mi armario es algo parecido sólo que en vez de hacerme desaparecer me hace sentir feliz y ver lo positivo de todas las cosas.

Creo que tuve mucha suerte de encontrar la manta de la felicidad y no la de la tristeza porque a veces es difícil quitarte esas mantas de encima.

También creo que tengo suerte de ser optimista y positiva...por mucho que digan que los pesimistas son optimistas informados. 

Ser Positivo es el mejor de los escudos contra todos los males del mundo

11 comentarios :

  1. Respuestas
    1. No, todo lo contrario. Soy muy creíble, jajaja

      Eliminar
  2. Preciosa mantita de la felicidad ...!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Eres completa y absolutamente genial genialosa!! Que sepas que con este post me has ayudado mucho mucho. Muuuak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo Marta.
      Las mantas de la felicidad están en todas partes, sólo hay que saber encontrarlas.

      Eliminar
  4. Me alegro mucho de que encontrases esa manta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo también me alegro de haberla encontrado. A veces pienso en lo afortunada que fui ese día.

      Eliminar
  5. Oh, acabo de descubrir este blog y me he quedado muerta de lo bonito que es y cómo cuentas las cosas de esta manera que hace que te quedes pegado a la pantalla.

    Todavía voy por tu segunda publicación (he hecho caso al gadget y he empezado por el principio) y ya tienes aquí a una fiel lectora.

    Un besote, y enhorabuena por la lección que das con tus palabras.

    ResponderEliminar
  6. Acabo de descubrir el blog y a partir de ya teneis una fiel seguidora que desea que pronto acabéis con esta experiencia que ningún niño ni sus padres tendrían que pasar. Seguro que todo irá bien, yo también lo he presentido y que suerte encontrar esta manta mágica que te ha convertido en una superheroina capaz de sonreír en estos momentos tan duros! No me puedo imaginar por lo que estáis pasando. Nuestro bebé fue prematuro y estuvo 34 días en la uci y lo pasamos muy muy mal, por la incertidumbre de lo que pasaría. Imaginar a un niño enfermo o ingresado en el hospital me rompe el alma. Muchos ánimos para todos familia bonita! Yo os mando toda mi energía positiva! A por el villano!!! Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Hola he encontrado tu blog por casualidad buscando cosas que no tenían que ver nada con lo que tu cuentas, pero la manta de la felicidad me ha marcado, voy a tirar la de la tristeza a la basura y me voy a tapar con esta... Voy a leer tu blog porque tengo la sensación de que me va a enseñar mucho. Tengo hijos asi que lo único que puedo hacer es desearos mucho animo, fuerza, paciencia y valentía. Besos y gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por tus blablablas